martes, 26 de agosto de 2008

San Martín, un patriota nacional - Composición - Séptimo "C"

Allá por 1778, un veinticinco de febrero, en una casita de Yapeyú, Corrientes, los españoles Juan de San Martín y Gregoria Matorras tuvieron un hijo llamado José Francisco. Lo que no sabían era que ese bebé se convertiría en el gran libertador de América del Sur.
Pasaron los años, el niño creció e ingresó como cadete en el regimiento de Murcia. Fue sub-teniente en la guerra de España contra Francia y ocupó el cargo de teniente segundo, como premio a su heroísmo. Así, participando en diversos combates fue ascendido a teniente coronel.
Amaba profundamente la verdad, la Patria y la libertad. Pensaba que “era ridículo tener bandera, himno y escarapela sin haber declarado la independencia”. Siempre decía que los libros eran más poderosos que los soldados para defender la emancipación y solo la educación era la llave maestra que abría la puerta de la felicidad de la gente. Por este motivo, fue rígido y severo con la formación de su hija Mercedes.
Exigió y se autoexigió mucho en la vida. Sin embargo, descuidó a su familia por permanecer mucho tiempo luchando para liberar países sudamericanos.
Los días que permanecía en el ejército solía levantarse muy temprano para ocuparse de la administración, de los soldados y del armado de la táctica que usaría para ganar las batallas. En su tiempo libre jugaba al ajedrez y a varios juegos de estrategias militares, como ser “El Centinela” y “La Campaña”.
A Don José no le importaba lo que pasara en cada enfrentamiento, porque era una persona valiente y audaz. Los triunfos se debían a las enseñanzas que impartía a sus hombres de acuerdo a su experiencia.
Fue muy valiente al cruzar los Andes poniendo en riesgo su vida. El plan de San Martín consistió en dar un golpe definitivo a la mayor plaza realista, el Perú. Pero antes precisaba estructuras, una amplia base política y militar. Entonces, decidió hacer el cruce y liberar a Chile. Estos actos demostraron su solidaridad y buena voluntad.
Luego de una larga vida, en la que con valor y dedicación se enfrentó a diferentes peligros, logró hacer lo que nadie hizo, conseguir la libertad de Argentina, Chile y Perú.
Las últimas palabras que alcanzó a decirle a su hija en su lecho fueron “esta es la fatiga de la muerte”. Como tantos hombres de la Patria murió lejos de la tierra que lo vio nacer. El diecisiete de agosto de 1850 la Argentina perdía a un gran hombre, único e inigualable, el General Don José de San Martín.

Alumnos:
Sebastián Fontana
Gustavo Marcos López
Carlos Amilcar Rodríguez Cortés
7° “C”

Docente:
María Gimena Quirós

Escuela n° 7 “Niñas de Ayohúma” D.E. 8°

No hay comentarios: